Las grandes piedras decorativas las recojo del mar, pero los ríos ofrecen unas piedras pulidas de pequeño tamaño perfectas para llevárnoslas puestas. Por eso una vez pintadas se convierten en colgantes o anillos.